Soto

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Soto

Antiguo apellido castellano, relativamente frecuente, que encontramos escrito como Soto (forma más frecuente), “de Soto” (frecuente sobre todo en Sevilla y Madrid) y “del Soto” (forma muy escasa), con origen en aquellos lugares llamados Soto existentes en España, cuyo nombre tomaron los progenitores de las familias hoy así apellidadas. El topónimo Soto deriva del sustantivo castellano –soto-, “bosque ribereño o de vega”. Antiguas casas solares de Soto hubo en Galicia, Asturias, Cantabría, ambas Castillas y León, desde donde el apellido se extendió por toda España e Hispanoamérica De los Soto de Extremadura fue el conquistador de Indias Hernando de Soto, que nació en Villanueva de la Serena (Badajoz), entre 1496 y 1500, y murió en 1542 ó 1543. Luis de Soto Gariby, natural de Cádiz, se cruzó Caballero de la Militar Orden de Calatrava, en 1650. Bartolomé de Soto Aguilar, también de Cádiz, ingresó en la Militar Orden de Alcántara, en 1658, y Pedro de Soto, natural de Arjona (Jaén), lo hizo en la de Calatrava, en 1793. Los de este apellido probaron, a lo largo de varios siglos, su hidalguía ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada. Ante la de Granada lo hicieron, entre otros muchos: Juan de Soto de Avilés, vecino de Cádiz, en 1582; Pedro de Soto, vecino de Paredes de Nava (Palencia), en 1551; Pedro de Soto, vecino de Montánchez (Badajoz), en 1572, etc.

Armas.- Unos Soto o “de Soto”, trajeron: De azur, un águila, de oro, coronada, y bordura de oro con ocho candados de sable abiertos.

Share