Aguirre

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Aguirre-01

Este es uno de los apellidos de origen vasco más frecuentes, hallándose muy repartido por España e Hispanoamérica. Procede de la voz vasca agir(r), que tiene el significado de “abierto, expuesto, manifiesto”. Este apellido se formó por vía toponímica, pues la voz agir(r) aparece con frecuencia en la toponimia del País Vasco. Los Aguirre se hallaron en las más destacadas empresas de la Reconquista, al servicio de los Reyes de Navarra, de Aragón y de Castilla, siendo uno de los linajes más ilustres de la historia de España. Aguirres de las casas de Zarauz y Oyarzun se distinguieron en la batalla de las Navas de Tolosa (1212). Ya en el siglo XIII, Juan de Aguirre era Alférez mayor del Rey Don Sancho el Sabio, de Navarra, con casa solar y palacio en la villa de Vera de Bidasoa. Probaron los Aguirre, ante los Tribunales vascos, las Cortes de Navarra, ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, etc., su hidalguía, así como su nobleza en las órdenes militares, en las que ingresaron, entre otros: Francisco Aguirre de Arlés, en 1617; Luis de Aguirre e Ibero, en 1649; Joaquín de Aguirre de Araba, en 1656, todos ellos naturales de la ciudad de Pamplona-Iruña, y Juan Antonio Aguirre y Arginerena, natural de Donamaría, en 1742, todos ellos en la Militar Orden de Santiago.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge, en primer lugar: En oro, una carrasca, de sinople, terrasada de lo mismo, y atravesadas al pie del tronco, dos lobas, de sable, amamantando cada una a dos lobitos, de sable.

Share